Daniel Calveti – “El Padre Salió A Buscarte”

Por  |  Comments

Este mes no se acaba, y aun sigo pensando en las cosas que me han tocado vivir en el. Muchas cosas resuenan en la mente, también otras tantas en el corazón. Pero si algo que me ha dejando pensando durante mucho tiempo, es sobre volver a casa, quizás porque es lo que mas he podido hablar con algunas amistades.

Creo que una historia que puede reflejar ello, es la parábola del hijo prodigo. Me encanta ver en la forma en que actúa el Padre, donde simplemente no le pregunto al hijo ¿en qué había gastado el dinero? no hubo cuestionamientos por apartarse e irse, no busco explicaciones, dado que no hacía falta decir nada. El hijo ha vuelto, y no hay más que decir…
¿Cómo? si, ni el hijo lo cree; el trata de explicarle: Padre he pecado contr… (el Padre corre hacia el)… a el cielo y contra… (el Padre se hecha sobre su cuello y lo abraza)… ti y ya… (el Padre lo besa, una y otra vez) … Trágate tus palabras, el Padre fue conmovido en amor y misericordia. Puedes ensayar cualquier disculpa para que te acepte, pero de manera tan tonta actuamos, casi desconociéndolo y nos olvidamos de que un corazón quebrantado y humillado no despreciara nuestro Padre.

Lamentablemente este tiempo he visto muchas amistades y conocidos que están literalmente quebrados, generando casi un vallado de protección alrededor del corazón. Nadie entra, nadie sale. Nadie mira hacia adentro. Están quebrados, pero aun así, deciden hacerse fuertes, confían en sus propias fuerzas antes de ir y rendirse antes Dios.
A pesar de todo ello, la conclusión que pude llegar es: “puedes hacer lo que quieres para mostrarte fuerte, pero hagas lo que hagas, el Amor siempre encontrara una forma de hacerse un camino hacia él”. El Padre te saldrá a buscar.

En lo personal siempre que me he alejado tan solo un paso o quizás miles de kilómetros, siempre pero siempre me he sentido extraño, como un forastero, sabiendo que no pertenezco a ese lugar y que hay un lugar mucho mejor. Así que no tardo mucho tiempo en darme cuenta de mi error y volver como un niño, a buscar sus brazos de amor, el lugar más cálido, más bello, más tierno, donde todo mi ser se conmueve y no tengo que preocuparme por más nada. Puedo pasar hasta horas, pensando que tan solo son segundos, quizás lloremos juntos, quizás me acaricie, o hasta incluso me deje sentir sus suspiros.

Aun me duele mucho ver algunas amistades, quebradas por dentro pero con una muralla rodeando sus corazones. Sabes que estas mal, le hablas, pero aun así han decidido creer que con sus propias fuerzas podrán continuar, que son los suficientemente maduros como para volver por su cuenta solos a la casa del padre. Saben que se han equivocado, pero aun así se han empecinado en seguir su propio camino que de seguro ira a la casa del Padre. Aunque en realidad, no es tan complicado, solo tienen que rendirse ante Dios, el sabe el mejor camino para volver a casa. Ademas no es necesario seguir caminando dado que el nos tomara en sus brazos y nos llevara nuevamente a nuestra casa, a donde realmente pertenecemos.

Viniste a buscarme,
Aquí yo estoy

Te amo
Me entrego,
Yo me rindo a ti
Mi vida es tuya
Ya no tienes que buscarme
Aquí estoy en tus brazos
Aquí me quedo, contigo.

🙂

 

[divider_top]

El padre, salió a buscarte
Debe encontrar
Dime que le dirás

El padre, salió a buscarte
Debe encontrar
Dime que le dirás

Yo… me entrego a Él
Yo… me rindo a Él

Pues no hay
Amor como el de Él
Solo Él
Llena el vacío
Que tenía dentro, dentro de mí.
Aleluya, aleluya.

Viniste a buscarme,
Aquí yo estoy

El padre, salió a buscarte
Debe encontrar
Dime que le dirás.

Yo… me rindo a Él
Yo… me entrego a Él
Aleluya, aleluya.

Viniste a buscarme,
Aquí yo estoy

Viniste a buscarme,
Aquí yo estoy

Te amo
Me entrego,
Yo me rindo a ti
Mi vida es tuya
Ya no tienes que buscarme
Aquí estoy en tus brazos
Aquí me quedo, contigo.

En tu casa te abrazo
Te necesito
Aquí me quedo
Por siempre contigo.
Ah, ah…..

© 2011 – 2013, History Maker Inc.. Todos los derechos reservados. Está prohibido la copia, modificación y/o republicación sin el consentimiento de Josafat