La peor navidad de mi vida

Por  |  Comments
“¡Woow no lo puedo creer, en unas hrs más será “noche buena”, tengo que ir inmediatamente al cajero para sacar dinero y así comprar toda la lista de obsequios que tengo pendiente! — exclamé
Escogí el mejor vestuario de mi armario, busqué las llaves del auto y me dispuse a darle el máximo al accelerador, por supuesto.. mientras que la policia no me retuviera.
El centro de la ciudad no era precisamente un lugar habitable, era mas bien una jungla enloquecida por encontrar las mayor cantidad de ofertas, descuentos y que ojalá eso incluyera el envoltorio de regalos gratuitamente.
Busqué entre las largas filas de estacionamientos un lugar en donde aparcar mi vehículo, finalmente luego de varios minutos, encontré un espacio disponible que conseguí, luego de apretar más de una vez la bocina.
Saqué mi lista y mi lápiz para apuntar cada obsequio ya comprado y claro, en mi otra mano llevaba mi iPhone para ir fotografiando los obsequios que no me alcanzaban en el presupuesto de este año, si no era ahora, sería para la próxima ocasión, si o sí!
Pasaron tres largas horas y mis pies estaban comenzando a gritar por un descanso.. entonces, casi oí el coro angelical cuando a lo lejos observé la mejor promoción que había visto en mi joven existencia, me avalancé a tomar uno de los últimos artículos que quedaban cuando me di cuenta que más de una persona a mi alrededor había tenido la revelación divina.. así que en mi corazón exclamé: “Por favor, Dios que yo llegue primero..” y como por arte de magia.. Zas! en un dos por tres todos los artículos habían desaparecido y yo me quedé solo con la fotografía con zoom del maravilloso artículo que ahora era solo historia.
Ya me estaba comenzando a enojar, llevaba 10 de los 20 regalos concertados y aún tenía que ir a la peluquería para actualizar mi look, en tan solo unos días más sería la fiesta de “año nuevo” así que debía estar renovada para comenzar con el “pie derecho”.
Finalmente lo conseguí, 5 hrs. más tarde estaba de regreso en mi vehículo con una multitud de paquetes y bolsas recién compradas.
Corrí a toda velocidad hacia la peluquería mientras cantaba las canciones navideñas de la radio, coreando a todo pulmón: “Noche de paz, noche de amor..”
Cuando estaba por terminar mi sesión de masaje capilar, sonó mi celular:
“..Lamento tener que darle esta noticia, pero sus vecinos nos han dado su número para notificarle que su casa se ha incendiado, al parecer hicieron corto circuito las luces de su árbol navideño.. y bueno, no logramos llegar a tiempo para el incendio..
Yo me encontraba en shock, y solo atiné a preguntar: ¿Mi familia se encuentra bien?
cinco segundos de silencio me dejaron en claro la respuesta..”
Si recuerdas el nombre de Jesús, solo para pedirle que te ayude con las rebajas de tus compras navideñas, o si solo lo mencionas para cantar villancicos, lamento decirte que esta será la peor navidad de tu vida.. porque aunque tu árbol esté lleno de los obsequios más costosos y si estás luciendo al atuendo más apropiado, pero no reconsideras cuál es la razón de esta época y celebración, entonces será tan trágico como perder a tu familia.. porque en Jesús está tu hogar.

Recuerda las alabanzas de los ángeles y declara:

“«¡Gloria a Dios en las alturas! ¡Paz en la tierra entre los hombres que gozan de Su favor!» (Lucas 2:14)

Ama, agradece, disfruta, regala, bendice.. pero no olvides: Recordar que Jesús nació, y gracias a Su nacimiento, tú y yo tenemos un hogar en donde vivir.. Él es quien fue a preparar morada para nosotros.

Sad-girl[3]

© 2013, History Maker Inc.. Todos los derechos reservados. Está prohibido la copia, modificación y/o republicación sin el consentimiento de Josafat