Matt Redman – “Facedown” [Postrado]

Por  |  Comments

Historia y Letra publicada el 5 mayo. El vídeo es nuevo material, de este día 🙂

Un nuevo día en Josafat, y sí, creo que es un día diferente a los ya vividos.
Es confuso hacer un paneo de lo que ha sucedido en estas últimas 24hs, pero de lo que estoy seguro es que Dios no me ha dejado ni en un solo momento y realmente estoy agradecido por ello.
¿Que paso? o ¿que se perdieron? A la verdad de nada nuevo, pero creo que el vivirlo tan a flor de piel, hace lo real mucha más real de lo que es (o quizás he llegado a un punto de ver la verdadera realidad 🙂 ).
Hace unas 24hs pude ver la realidad. Pero ¿qué me llevo a ver la realidad? Creo que fueron muchas cosas, las dos luces, las estrellas, discusión, hablar con desconocidos, mirar el techo (también ayudo), oír voces, gritos, angustia, dolor, desesperación, pánico, humor, peleas, sentir los tiernos abrazo de la familia, de las personas que quiero, ver ojos de alegría, preocupación que previo habían pasado un fuerte dolor. Creo que aquellos que leen todo esto, no entienden absolutamente nada, pero tan solo estoy dando un simple pantallazo de lo que me toco vivir en estas últimas 24hs.

Para ser mas descriptivo, anoche mientras volvía a casa, vi dos luces que se arrimaban velozmente hacia donde estaba, así que trate de apurarme para evitar que esas luces me alcanzaran, pero por lo visto este cuerpo no es el mismo de antes y no pude esquivarlas. Por ello en un instante pude sentirme como Superman volando por los aires, pero luego pude sentirme como una persona de carne y hueso cayendo rápidamente en el asfalto de la carretera. Rápidamente el dolor comenzó a sentirse en gran parte de mi cuerpo, dejándome allí por al menos una hora. ¿Que pude ver allí? Las estrellas, dado que mi rostro quedo mirando hacia el cielo despejado. Luego se asomo el conductor del automóvil que luego de preguntarme como me sentía, trato de comenzar una discusión de quien había tenido la culpa de ello. A lo cual me pareció medio tonto pelear estando en esa condición así que lo deje hablar solito unos minutos. Luego comenzaron a asomarse muchos rostros desconocidos, algunos averiguando como me encontraba, otros sacando conclusiones de cómo había sucedido o quiénes eran los verdaderos responsables (el estado por no poner un semáforo en esa esquina), y otros solo curioseando a esta divina creación del Señor :).

Luego de esa hora, los paramédicos se hicieron presente en el lugar y me colocaron un cuello ortopédico totalmente incomodo (siempre soñé en mi vida, no llegar a esa situación, pero he aquí que ese día llego :s), me subieron a una camilla y a posterior me llevaron a conocer el hospital de urgencias. A la verdad un lindo paseo. Aunque jamás en mi vida me había sentido tan perdido en mi ciudad :p. Ingrese al hospital, y por ese divino cuello solo podía ver el techo del lugar, en si no podía contemplar todo lo que sucedía alrededor. Creo que el tener ese cuello, solo me ayudo a pensar en que muchas veces debemos ser así, no perder la vista del camino que nos ha trazado el Creador, no mirar al costado para que nuestros pies no se deslicen lentamente, por las pequeñas trabas que el enemigo pone para apartarnos de Él. Mientras pensaba en ello, rápidamente unas personas, interrumpieron en la sala entre gritos, desesperación, con pánico y angustia cargaban a una persona que estaba inconsciente. Luego las voces de dolor de dolor comenzaron a hacer eco en la sala, por otras personas que acababan de ingresar allí.

Para concluir mi city tour en el hospital, me revisaron y no tenía ninguna fractura. Todo estaba en su lugar, salvo que no me aclararon que el dolor no se iba a ir en un chasquido de dedos, y que en su defecto, en algunos lugares iba a aumentar el dolor.

Salido del hospital, mi hermano me acompaño a casa, y fue hermoso ver un rostro familiar. Alguien que no iba a ser diferente a un toque o un abrazo, como lo fueron las doctoras aunque no me abrazaron :p.
Al llegar a casa fue bueno ver a los viejos, relajados, con ojos de angustia pero renovados por la alegría de verme sano, y volviendo a casa. Quizás un poco rengo o cojo, pero sano en fin y cuenta solo puedo decir GRACIAS-DIOS.

Esto último me llevo a pensar en que muchos, en más de una ocasión hemos estado en esa situación. No caminando hacia un accidente de tráfico, sino caminando a un accidente espiritual. Camino a un rendición, pero previo a ello uno apaga el piloto automático y agarra el volante del vehículo y comienza a marchar, siempre cuando se apaga hay una primera caída hasta que se trata de tomar con fuerza el control del vehículo. Pero sea lo que haga, ya ha tomado la peor decisión, la decisión en que el Creador del universo, no te llevara a casa, sino que cada uno lo intentara por su cuenta, con fuerzas miran hacia adelante y dicen que han de llegar, creyendo que sus fuerzas son lo suficientemente fuertes. Pero he aquí, este camino que hemos decidido tomar solo es fácil solo sí nuestro Padre toma el control de este avión, de esta barca, de este automóvil (o hasta incluso de esta motocicleta). Pero en nuestra rebeldía nos hemos preocupado pensando que somos lo suficientemente maduros. Así que somos tan maduros que quizás duramos unos metros, o unos pasitos hasta que tropezamos, y caemos de golpe al piso o aun abismo sin fin.

¿Has sentido alguna vez, lo tan feo que se siente respirar en el polvo de tierra? En mi caso sí. En mis épocas de jugador de futbol lo sentí, y también en mis épocas de hijo rebelde.
Con seguridad puedo decir que; de ambas situaciones la peor es en lo espiritual y sorprendentemente lo mejor también está en lo espiritual a tal punto que llega a superar lo peor ¿Cómo? Si, así como digo.

¿Por qué? Porque sé lo que es sentirle fallarle a Dios, sentirlo hacerlo llorar, hasta incluso por dudar de Él, y ello me conmueve el corazón a tal punto que se siente que todas las fuerzas de uno desaparece, y las piernas no son los suficientemente fuertes como para sostener un alma que ha pasado por el dolor de fallarle, por dudar de Él y que a final de todo ello el espíritu de uno se siente tan pesado. Creo que algunos pueden entender que es lo que me estoy refiriendo, con todo esto.
Pero de en medio de toda esta angustia y dolor, ¿cómo puedo hallar algo al menos tan bueno para que supere todo esto malo? Creo que fácilmente, es en el punto en que uno mismo reconoce toda esta condición y se dirige al lugar indicado, a los pies del Maestro. Cuando todo parece fallar y la culpa carcome tus pensamientos y tu mente. El mejor lugar donde puede estar uno es en los pies de nuestro Padre. No importa títulos, cargos, clase de corona en que te corresponderá. El, solo El te mira fijamente con ojos de ternura, como si no hubiera nada alrededor, quizás diga algo o quizás simplemente no dice nada. En mi mente me corre la cabeza y me fascina pensar que El no dice nada, que solo permanece callado, contemplando a un corazón quebrado, humillado, no buscando llegar alcanzar distinción o aun aplauso de la tierra o del cielo. Si no solo busca llegar a casa y sentir los brazos de amor de Papá. Acariciando tus cabellos y no diciendo nada con su boca, pero si con su corazón, hablando al tuyo. A ese corazón que permanece deshecho, destrozado, desesperanzo y sin consuelo.

¿Qué es lo mejor? Eso mismo, volver a casa. Volver a los brazos del Padre.

¿Qué quiero decir con todo esto? Que para muchos, es hora de volver a casa, EL PADRE TE ESPERA, no se quienes eres, pero a lo largo de estos últimos años de vida. He visto esos rostros y lo sigo viendo ciento de veces. Rostros fuertes y creyendo firmemente en algo… pero en su mirada se comienza a ver un alma que comienza a desgarrarse. Dicen estar bien pero muy en lo profundo se nota que están comenzando a colapsar. Levantas las manos rápidamente para cantar fuertemente los domingos, pero cuando todo ello pasa y te encuentras en soledad, no eres capaz de confortarte contigo mismo y ver que con tus fuerzas, no puedes lograr absolutamente nada, a lo sumo puedes avanzar un metro, pero el camino a casa es mucho lejos. Es hora de que Vuelve A Casa, pero dejando que el Hijo te lleve directamente a la casa del Padre, el cual te espera (Lucas 15.11-32 El versiculo 20 lo dice claro: “Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó”).

No creas que el no te ha de ayudar, o que no te ha de recibir. El es el primero de estar a un toque de tu suspiro, pero el no puede hacer la única cosa que te corresponde. Que es dar el primer paso de volver a casa, rendirse, postrarse, volver el rostro a Él.(Creo que me salió el predicador, pero más que ello intente decir lo que hace tiempo no he podido decir)

Escribo esto, no pensando que he vuelto a nacer, como algunos dicen al vivir un accidente, creo que ya he vuelto a nacer cuando El me ha dado vida. Quizás ahora pude abrir los ojos un poquito más de lo común. Mientras sigo pensando en este tema de Matt Redman y en el hermoso Salmos 51. Espero que les guste, ya que en lo personal me ha atraparon ya hace un tiempo.

Yo por mi parte he vuelto a casa, quizás tenga el privilegio de recibir algunas visitas, quizás reciba el mimos de mis padres y mi familia (parezco un niño diciéndolo, pero no me importa, al fin y al cabo mi mejor amigo me ha dicho que debería ser como uno para entrar al reino de los cielos). Gracias a Dios lo más hermoso de todo esto, es que estoy en casa.

Gracias Pa.

PD: Creo que de alguna manera he sido marcado por Dios para llamar la atención de otros, me gustaría pasar desapercibido pero ando con las noticias a full. Hace un tiempo, entre preocupaciones y asaltos, mis amistades oraban por mi. Esta vez tuve un accidente automovilístico en la moto y aunque el dolor sigue estando presente, estoy alegre en saber que Dios ha sido bueno, fiel, que aun me sigue amando y que El sigue siendo tan tierno conmigo, como cuando tan solo era un niño 🙂

Si quieres ampliar la imagen, hace click sobre la misma.
Si quieres ver la letra traducida hace click en “Seguir leyendo”.


Bienvenido a la corte del Rey
He sido guiado a Tu presencia
Señor, permanezco en Tu tierra misericordiosa
Sin embargo, a cada paso lo doy con reverencia

Y caeré postrado
Como Tu gloria brilla alrededor
Y caeré postrado
Como Tu gloria brilla alrededor

¿Quién hay en los cielos como Tu?
¿Y en la tierra quien es igual a Ti?
Tu estas muy por encima, Tu eres lo más alto de las alturas
Y nos postramos para exaltarte a Ti

Y caeré postrado
Como Tu gloria brilla alrededor
Y caeré postrado
Como Tu gloria brilla alrededor

Y caeré postrado
Como Tu gloria brilla alrededor
Y caeré postrado
Como Tu gloria brilla alrededor

Así que dejare que Tu gloria brille alrededor
Dejare que Tu gloria brille alrededor
Rey de gloria, aquí soy encontrado
Rey de gloria

Así que dejare que Tu gloria brille alrededor
Dejare que Tu gloria brille alrededor
Rey de gloria, aquí soy encontrado
Rey de gloria

Así que dejare que Tu gloria brille alrededor
Dejare que Tu gloria brille alrededor
Rey de gloria, aquí soy encontrado
Rey de gloria

Así que dejare que Tu gloria brille alrededor
Dejare que Tu gloria brille alrededor
Rey de gloria, aquí soy encontrado

Rey de gloria
Rey de gloria
Rey de gloria

Y caeré postrado
Como Tu gloria brilla alrededor
Y caeré postrado
Como Tu gloria brilla alrededor
Y caeré postrado
Como Tu gloria brilla alrededor
Y caeré postrado
Como Tu gloria brilla alrededor

© 2011 – 2013, History Maker Inc.. Todos los derechos reservados. Está prohibido la copia, modificación y/o republicación sin el consentimiento de Josafat